Docente Lider

el docente lider en el trabajo comunitario

Escrito por incar 10-05-2009 en General. Comentarios (20)

EL DOCENTE LIDER EN EL TRABAJO COMUNITARIO PARA EL ACONDICIONAMIENTO DE LA PLANTA FISICA DE LA ESCUELA ESTADAL CONCENTRADA "EL PERONILO"

 

 

II ETAPA

 

 

 

Justificación

 

 

El rol del docente líder se define como una persona que posee la actitud y las habilidades para cuestionar las ordenes existentes, de modo de cambiar y transformar las formas habituales de la escolarización en otras personas, la concepción de líder esta intrínsicamente ligada a la búsqueda de la innovación y el cambio a través del cuestionamiento constante de las practicas cotidianas.

En este sentido, el sistema educativo tiene por misión explicita o implícita preparar a cada docente  para este cometido social, en las complejas sociedades actuales la participación en el proyecto común rebasa ampliamente el ámbito político en sentido estricto. En realidad cada miembro de la colectividad debe asumir responsabilidad para con los demás de forma cotidiana, en sus actividades profesionales, culturales, sociales y de consumidor.

Por consiguiente, hay que preparar a cada persona para la participación informándoles y orientándoles a conocer sus derechos y deberes, pero también desarrollando sus competencias sociales y fomentando el trabajo en equipo en la escuela, ya que la preparación para una participación activa en la vida comunitaria se ha convertido en una misión educativa. 

De tal manera, la investigación se presenta como un espacio fundamental desde el punto de vista teórico,  ya que permite dar a conocer a la comunidad en general y a algunos docentes la concepción y basamentos por los cuales fue creado el Proyecto Educativo Integral Comunitario (PEIC), así como toda la fundamentaciòn conceptual y de igual manera, conocer su trascendencia en el ámbito educativo integral comunitario.

Asimismo, la investigación es relevante desde el punto de vista pedagógico, por que permite al docente poseer el entendimiento, el conocimiento, la visión, acción, disposición, de cuestionar, problematizar, experimentar y evaluar desde el aula cualquier necesidad e interés que se presenta en el ámbito educativo haciendo participación activa de la escuela, familia, comunidad, consejos comunales, entre otros.

Desde el punto de vista practico, es fundamental esta investigación ya que por medio de la construcción de la matriz FODA se logró crear estrategias y acciones que permitieron consolidar todas las gestiones necesarias para lograra las solución de los problemas detectados.

De igual forma, la investigación se presenta a nivel social, al promover desde el ámbito educativo actividades de participación social familia- escuela- comunidad, centrada en las necesidades y aspiraciones sentidas por el colectivo que conforman el plantel y su entorno, para luego buscar así alternativas que permitan el mejoramiento de la calidad de la educación como un hecho de significación social.

Asimismo, la investigación es relevante a nivel educativo porque es un producto de la participación colectiva donde se integran docentes- estudiantes- familias- asociación civil- padres y representantes- consejo comunal con el fin de desarrollar y materializar metas de la vida comunitaria y  escolar, orientado y formando a la comunidad en general, para dar solución a sus problemas en busca de una educación de calidad y equidad.

A nivel institucional, la investigación se presenta bajo un proyecto educativo integral comunitario el cual enfoca su importancia hacia el trabajo escuela- comunidad, por que permite diagnosticar y orientar todas las necesidades que poseen, y así dar inicio al trabajo integrado para dar soluciones a todos los problemas que existan, a su vez, incluir a todos los entes activos de la comunidad para trabajar en beneficio del desarrollo de la escuela y su estructura como imagen educativa digna, agradable y espacio de motivación.

Del mismo modo, la investigación justifica su relevancia en la especialidad en planificación educacional y observadora de problemas educativos donde el docente se involucra y asume su rol de líder, planificando actividades para dar respuestas a una necesidad de acondicionamiento de la estructura física escolar, que le permite mejorar las condiciones del proceso de aprendizaje aplicando diversas estrategias, herramientas y técnicas en función de orientar a la comunidad en general en el proceso de formación de los educando. 

 

Estadio Máximo De La Investigación

 

            El docente líder tiene la responsabilidad de imaginar y construir nuevas posibilidades dentro y fuera de las instituciones educativas. Esto significa entre otras cosas, organizar la comunidad bajo una necesidad de colaboración, trabajo en equipo, esfuerzo por el bien común por encima del beneficio personal. A tal fin, de crear condiciones que aseguren una participación amplia, constante, prolongada y tomar decisiones cotidianas, esto incluye  respetar, escuchar, intercambiar y la posibilidad de que todos enuncien sus perspectivas a fin de lograr de manera armónica la solución  a todas sus necesidades e inquietudes.

De acuerdo con la perspectiva anterior, el trabajo de investigación ”El Docente Líder En El Trabajo Comunitario Para El Acondicionamiento De La Planta Física De La Escuela Estadal Concentrada “El Peronilo” se desarrollan actividades que favorecen el papel protagónico que cumple el docente en el contexto de la escuela- familia- comunidad en cuanto a la actitud pedagógica, trabajo en equipo, así como a la importancia de participar conciente y activamente en la formación integral de sus hijos.

En este orden de ideas, la investigación promueve la toma de conciencia hacia una participación formativa centrada en la responsabilidad, logrando que los padres, representantes, comunidad, consejos comunales y entes gubernamentales realicen una labor integrada, donde se origine un sentimiento de pertinencia y solidaridad y todos sean actores que contribuyan a la transformación social – educativa.

Asimismo, se promueve en los padres, representantes, comunidad en general la importancia de brindar a los estudiantes un ambiente de aprendizaje agradable, armónico, seguro y estimulante. De allí, el compromiso de todos para lograr de manera  eficiente un intercambio comunicativo, donde intervenga la socialización y el dialogo que promuevan acuerdos y organización, logrando con ello preparar  a cada persona para la participación y a su vez, desarrollando competencias sociales, fomentando el trabajo en equipo en la escuela.

Por tanto, con la participación e interacción entre el docente y otros adultos significativos se creará las condiciones necesarias a fin de lograr un desarrollo integral y armónico que garantiza el aprendizaje significativo y permanente, que contribuye al desarrollo de la  persona, donde el conocimiento parte de la necesidad de la acción del sujeto sobre su realidad circundante. Fortaleciendo así, la transformación que requiere el sistema educativo y la estructura social donde se suscribe la escuela.

 

 

Delimitaciòn De La Investigación

 

La investigación se efectuó en La Escuela Estadal concentrada N 13-501 “El Peronilo”, esta ubicada en la Aldea El Peronilo del Municipio Ayacucho, Estado Táchira. Se encuentra a una distancia de 08 kilómetros del perímetro de la ciudad: limita la NORTE, con el caserío El Palmar y Aldea la Arenosa; por el SUR, caserío Piedra Ancha y Aldea Quebradita; por el ESTE con la ciudad de San Juan de Colón y por el OESTE con la Aldea Los Palmares. La institución trabaja bajo la dirección del núcleo NER 528 con un talento humano conformado por el personal directivo; 1 director, cuenta con 3 docentes de aula, 2 especialistas. Además, 1 docente coordinador pedagógico, 1 docente de programa de Alimentación Escolar, 1 docente de bienestar estudiantil, 2 secretarias.

            Particularmente, el trabajo de investigación se efectuó La Escuela Estadal concentrada N 13-501 “El Peronilo”, conformado con una matricula de 45 estudiantes; 19 varones 26 hembras en edades comprendidas entre 3 y 14 años, con sus respectivas familias, quienes se encuentran asistidos en el proceso educativo por la investigadora como docente de aula y dos especialistas uno en el  área de educación para el trabajo y otro para proyecto productivo.

La investigación se realizó en el periodo escolar 2006-2007, atendiendo la línea de investigación de la Universidad Valle del Momboy, el trabajo de estudio se encuentra dentro del campo de las ciencias sociales. Atendiendo el área de investigación, específicamente la línea de investigación Planificación Educacional la especialidad en el nivel de trabajo: nivel inicial y primaria etapa de Educación Básica. Bajo el programa comunitario dentro de la línea temática Proyectos Educativos Comunitarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ETAPA II

SUSTENTO TEORICO

 

Estudios Previos

 

            La educación en Venezuela se ha visto afectada por un conjunto de variables internas y externas que exigen cambios significativos. La necesidad de responder con éxito a las demandas de una sociedad cada día mas exigente y cambiante han llevado a las organizaciones educativas a realizar esfuerzos por mejorar las relaciones de trabajo en la búsqueda de la calidad total en todos los contextos laborales, adaptando nuevos conceptos y esquemas teóricos validos, orientados hacia la reestructuración funcional formal y la implementación de estrategias en el manejo de los recursos materiales y muy especialmente de los humanos.

            La problemática planteada en la investigación ha sido objeto de estudio para muchos investigadores a nivel mundial, los cuales a través de diversas metodologías utilizadas han logrado demostrar la influencia que tiene el docente líder en el trabajo comunitario. De allí, que los estudios realizados en diferentes niveles hacen referencia al protagonismo del docente y su actuación dentro del contexto escolar desarrollando un estilo de liderazgo que se orienta a transformar, gestionar y organizar el ambiente de enseñanza y aprendizaje y su entorno social.

            A nivel internacional se han realizado investigaciones que sustentan la importancia y relevancia del estudio, como el trabajo de Cabrera y Cantera (2002) denominado “Centros educativos y su entorno” realizado en la ciudad de Barcelona, España. Como resultado de un estudio de campo bajo la metodología de investigación acción, desarrollado en una población de doscientos niños, niñas y adolescentes en conjunto con sus padres. El propósito de la investigación consistió en la recuperación del espacio de socialización  de la escuela, con una propuesta abierta para implicar el centro en la vida del entorno, tomando en cuenta que la escuela debe estar vinculada a la sociedad porque forma parte de ella y del mundo laboral, Los resultados arrojados se fundamentan en el fortalecimiento de la comunidad de la escuela en cuanto a la adaptación a los cambios, el disfrute adecuado del ocio, así como el incremento de las posibilidades para el desarrollo moral de la persona.

El trabajo ejecutado aporta a la investigación lineamientos fundamentales a tomar en cuenta en el momento del diagnóstico, entre los cuales destacan las características específicas de la comunidad, así como las particularidades familiares y la formación de valores prevaleciente. Con el fin de facilitar el desarrollo de las experiencias de promoción social y de interacción con los entes que participan en el proceso educativo.

Asimismo, A nivel nacional está Toro (2006) quien realizó una investigación  sobre el “Rol Del Docente En La Integración escuela Comunidad”, para la cual realizó una investigación acción- participante el cual cumplió con las fases establecidas en dicha metodología: diagnostico. Planificación, ejecución y sistematización. En la Unidad Educativa “Santa Eduviges” ubicada en el Municipio Campo Elías, del estado Mérida.  Los informantes claros fueron conformados por cuatro (04) docentes y 29 padres y representantes pertenecientes a la investigación bajo estudio. Las técnicas utilizadas para recolección de información la entrevista y la observación participante, sus instrumentos la entrevista semi estructurada, la guía de observación y una lista de cotejo. La validez y la confiabilidad de los instrumentos aplicados fueron a través de la triangulación.

A través del análisis de los resultados obtenidos mediante la aplicación de los instrumentos el investigador concluyó que las estrategias implementadas constituyen la toma de conciencia por parte de los docentes sobre la importancia de su rol protagónico y el compromiso permanente en el proceso de integración escuela comunidad dentro del marco de los Proyectos Integrales comunitarios en beneficio de los nuevos cambios socioeducativos. Que requiere la sociedad venezolana orientado hacia el desarrollo sustentable, por tanto, la escuela es centro de desarrollo de la comunidad a partir de acciones conjuntas con todos sus miembros.

En tal sentido, el estudio se vincula con el trabajo de investigación por cuanto toma como referente principal el rol del docente y su posición como líder dentro de la escuela y la comunidad. Destacando además,  que dentro del campo de la educación se espera que el  líder educativo posea el entendimiento, el conocimiento y la acción, la disposición de indagar, cuestionar, problematizar, creando espacios sanos de trabajo donde se practique la responsabilidad,  el respeto, la confianza, el estimulo, cultivando comunidades de aprendizaje que avancen hacia la equidad, diversidad y justicia social.

Bajo similares circunstancias, a nivel regional, Parra (2003) desarrolló un estudio titulado “El docente como líder escolar y la integración escuela-comunidad”. La investigación se ubicó dentro de la modalidad de proyecto factible de naturaleza descriptiva y de campo. La muestra la conformaron 20 docentes de la I y II etapa de Educación Básica de la Unidad Educativa Estado Yaracuy de la ciudad de Rubio. Para la recolección de datos utilizó un cuestionario previamente sometido a un proceso de validez de contenido y confiabilidad. Las conclusiones de la investigación permiten establecer la correlación con el presente estudio, al realzar la importancia que tiene el docente como promotor social en la integración de la escuela con la comunidad, así como el papel preponderante de líder que debe tomar tras la búsqueda constante de una mejor calidad educativa.

Por tanto, aportan al presente estudio las orientaciones necesarias a seguir en la etapa del diagnóstico al momento de indagar la participación del educador como líder en su acción de promoción social, aspectos fundamentales a tomar en cuenta en el momento del diagnóstico, entre los cuales destacan las características específicas de la comunidad, así como las particularidades familiares y la formación de valores prevaleciente. Con el fin de facilitar el desarrollo de las experiencias de promoción social y de interacción con los entes que participan en el proceso educativo.

De igual manera, se encuentra a nivel regional el trabajo realizado por Valero (2008) denominado: “El docente líder para la promoción social en la transformación del ambiente comunitario de la escuela” centrada en el desarrollo de acciones de  promoción social a través del liderazgo docente para la transformación del ambiente comunitario de la Escuela Básica Nacional Unitaria Bolivariana “La Resbalosa“, perteneciente al Núcleo Escolar Rural 171 del municipio Córdoba, estado Táchira.

En este sentido, la investigación se enmarco en el enfoque cualitativo, específicamente en el método Investigación Acción Participante. Los informantes claves lo constituyeron el Director de la institución (1), los 30 padres y representantes de los educandos de la escuela y el mismo investigador en su carácter de participante activo del estudio. Los instrumentos para la recolección de datos fueron el cuestionario para el directivo, la entrevista semiestructurada para los padres y representantes, el guión de observación del investigador, así como un registro descriptivo de las acciones desarrolladas.

            La recolección y análisis de los datos permitió la triangulación de la información, captándose la debilidad existente en el ambiente comunitario de la escuela por la ausencia de un docente líder que fomente acciones de promoción social, la falta de orientación a la comunidad, así como de integración de la escuela y la comunidad. También, se observó que la población carece de la orientación necesaria para dar solución a los problemas del ambiente comunitario. El análisis de cada una de las acciones de promoción social desarrolladas permitió evidenciar el rol del docente como líder para el logro de la transformación del ambiente comunitario en donde se realiza el hecho educativo de la escuela, así como el fomento de la participación de la comunidad en la solución de sus problemas. A la vez que se promovió la incorporación de la escuela a la comunidad, se asumieron responsabilidades al llevar a la práctica las orientaciones necesarias que favorecieron la obtención de los beneficios comunitarios con la participación activa de todos.

            De este modo, el trabajo expuesto se relaciona con la investigación al fundamentar la importancia que tiene el docente líder dentro y fuera del contexto escolar, de allí que se tome de igual forma las estrategias utilizadas por el autor del trabajo como base en la planificación de las actividades con la comunidad para su integración en la participación activa en su entorno social.

            En virtud de lo señalado en cada uno de los estudios previos efectuados, se confirma una vez más la relevancia que tiene la función docente en un marco de participación comunitaria, con instancias de integración con la comunidad y grupos sociales. De allí, que la interacción entre el docente y otros adultos significativos para el estudiante creara las condiciones necesarias a fin de lograr un desarrollo integral y armónico, requerido para la construcción de un conocimiento pertinente y global. Es decir, una visión de la vida como totalidad.

 

 

Bases Teóricas Del Estudio

 

Los maestros por definición, son los protagonistas principales del cambio Educativo. Sin su compromiso este acontecimiento no es posible. Los maestros detrás de los principales factores que lo dinamizan, son los actores de las prácticas pedagógicas innovadoras. En ese contexto, el maestro en forma general propicia los espacios instruccionales y los estímulos para que el niño aprenda e impulsa el proceso educativo. Así mismo, apoya y potencia el cambio educativo.

Considerándose lo antes referido, de acuerdo con Prieto (1978), citado por Ríos, (2005): El maestro es el líder y promotor social que actúa en función de la nación, por tanto tiene la ardua tarea de renovar el pensamiento, planificar el futuro del educando y de la sociedad, razón por la que debe entregar lo mejor de su espiritualidad, desenvolviéndose como gestor del movimiento de transformación educacional y nacional. Debe ejercer, por lo consiguiente, una acción revolucionaria que caldee los espíritus, rompa la indiferencia y tenga un amanecer magnifico, concretar la libertad del hombre, lo que quiere decir, ajustar el proceso educativo la ideología del Estado venezolano, la cual debe surgir de los Ciudadanos, los hechos y las necesidades de la patria (p. 232).

Desde esa perspectiva, el maestro es constructor de futuro social, viabilizador de la convivencia, quien debe proporcionar la participación social de las familias en las comunidades. Es un líder. El maestro de Venezuela “es un docente que se le considera mediador de experiencias de aprendizajes, quien centra su labor en la realización de procesos, mediante el cual deberá generar interacción social” (Ministerio de Educación y Deportes, 2003), para producir conocimientos. Actúa en dos ámbitos integrados: la escuela y ambiente socio-cultural (integrado por la familia y la comunidad).

Se debe destacar que la Ley Orgánica de Educación (1980), establece en su Artículo 20: El Estado desarrollará y estimulará la realización de programas y cursos especiales de capacitación de la familia y de todos los miembros de la comunidad, para la orientación y educación de los menores. Igualmente, se realizarán con la utilización de los medios de comunicación social, programaciones encaminadas a lograr el mismo fin (p. 8)

El liderazgo, de acuerdo con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (2003), deberá efectuarse con la participación del maestro hacia las familias y la comunidad, para promover el proceso de educación ciudadana, porque la escuela es el centro del quehacer comunitario. Es innegable, que la realización de programas y cursos, les ofrecen a los maestros de escuelas y por ende al de educación inicial, interactuar con las familias, no sólo como representante; sino como miembro de la comunidad, ofreciéndose la oportunidad de desarrollar un liderazgo emergente que no se ejecuta.

Desde esa perspectiva, el Vice - Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (2003), enunció las Líneas Estratégicas del Proyecto Educativo Nacional, con incidencia en las comunidades educativas, desde una perspectiva:

  • Económica: el maestro deberá promocionar el desarrollo sustentable que privilegie la autogestión y formas asociativas.
  • Social: la escuela como centro del quehacer comunitario liderizará el Fortalecimiento social de las comunidades a través de asambleas populares.
  • Político: el maestro promocionará la participación integral ciudadana en la elaboración, formación y ejecución de propuestas colectivas y el fomento organizacional de lo local a lo parroquial, municipal y regional.
  • Cultural: desarrollar la identidad cultural local, regional y nacional (p. 7).

Tales líneas estratégicas del Proyecto Educativo Nacional le ofrecen la

oportunidad al maestro de educación inicial de efectuar el liderazgo emergente, desarrollando proyectos pedagógicos comunitarios y de aulas, que vinculen el currículo, con la naturaleza, juego, alegría e interacción escuela comunidad. En ese sentido, el Estado venezolano, viene anunciando ciertas políticas educativas rectoras de comunidades, que no sólo se plantea el desarrollo del liderazgo del maestro; sino hacer que la escuela esté articulada en redes sociales, fortalecidas en sus capacidades sociopolíticas, comprometida con los procesos de la construcción socialista del país.

Ese liderazgo del maestro, de acuerdo con Villegas (2003), deberá orientarse en un marco de participación comunitaria, con instancias de integración con la comunidad y grupos sociales, para que sea un contribuyente de la gestión de proyectos tendentes al mejoramiento de las condiciones de vida de sus integrantes; sin embargo, de acuerdo con Cepeda (2004), el liderazgo educativo en la gran mayoría de las naciones de América Latina, no se está logrando en el área geográfica de la escuela, porque el maestro no interactúa con los grupos sociales urbanos, haciéndose más crítica en zonas rurales.

La escuela como vínculo entre lo político y lo pedagógico, asume la participación como elemento clave de sus acciones plasmadas en los Proyectos Pedagógicos Comunitarios y se convierte a través de éstas en constructora de ciudadanía, se toma en referencia las funciones que Herrera  (1994) establecen:

1. Producir niveles de autonomía responsable de la dirección de los planteles y de las escuelas como equipo de profesionales al servicio del aprendizaje de los niños y de la comunidad en general.

2. Reforzar la gestión pedagógica de las escuelas, fomentando la producción de diagnósticos y de soluciones propias y adecuadas a la diversidad.

3. Invertir la dirección de los flujos institucionales del sistema educativo y horizontalizar la relación entre los actores e instancias del Ministerio de Educación o de los entes centralizados.

4. Lograr que la escuela produzca actores de cambios sociales y actores críticos que la conviertan a ella misma en una institución responsable de la producción de la sociedad.

El líder en forma general, ha sido conceptualizado desde distintas perspectivas, por lo que cuando se trata de conceptualizarlo, se ha incurrido en los riesgos de hacerlo en exceso o por efecto. Al respecto, se puede indicar, que es un fenómeno universal, con características humanas, tendentes a registrar de un estilo determinado. El liderazgo conductual permite proporcionar la base para seleccionar a las personas que asuman funciones formales en las organizaciones (p. 216)

Sobre ese particular, el liderazgo conductual está orientado al hacer del líder, sobre la base de un estilo orientado a la realización de tareas, se le concede mayor importancia a incentivar a los miembros del grupo, que a controlarlos. Las conductas a diferencia de los rasgos, se pueden aprender, pero deberá estar afianzado de acuerdo con Cáceres (2005), en el respeto y la adopción de un comportamiento ajustado al desempeño laboral. Sobre ese aspecto, se debe señalar que el maestro líder, deberá estar contextualizado dentro de un ámbito de respeto y un comportamiento basado en el hacer laboral. Esto no sólo se ajusta al educador, sino también a todo tipo de líder.

 Por ello, Villafaña, (2004) plantea que “La eficacia de cualquier intento de influencia debe valorarse en relación con las metas propuestas” (p. 82). En todos los tiempos, se ha considerado al maestro como líder, por la capacidad que tiene de influir en todos los que están a su alrededor, por los conocimientos y habilidades que posee, y por la capacidad de formar a otros. Al respecto, expresa Casares (2000), que el perfil de los maestros que pueden lograr la transformación que requiere el sistema educativo, exige un alto compromiso hacia ellos mismos y hacia la comunidad escolar ,reportó que el maestro tiene un nuevo papel, por cuanto dirige, orienta, vincula, da sentido y fortalece los esfuerzos de todos, comenzando por sus alumnos, hacia la sociedad, en un continuo aprendizaje, con solidaridad comunitaria para construir un mundo mejor para todos en el presente y para el futuro.

En tiempos pasados, Prieto (1978), citado por Ríos (2005), exponía que al maestro debía prepararse para cumplir con la labor de dirigir y planteaba que es quien está en la posibilidad de enseñar el camino a los otros, influyendo dentro de su grupo local para mantener una constante actividad de progreso y perfeccionamiento. En este sentido, se plantea un líder emergente, un líder comunitario que trabaje por y para el desarrollo de una comunidad descentralizada, donde los procesos de autogestión y cogestión partan de ellos mismos, de los activos involucrados en los procesos.

Para Canadell (2005), el maestro líder es un intelectual que posee una visión crítica y la habilidad y conocimiento necesarios para crear y facilitar espacios para la participación y el cambio. Desde la Universidad, por ejemplo, preparar y desarrollar líderes educativos, incluye la organización de programas que no sólo provean conocimientos y habilidades necesarios, para funcionar efectivamente y eficientemente, pero que sobretodo tenga una visión, una serie de actitudes, una variedad de perspectivas que provean una sólida base para cambiar y transformar las formas en las cuales la escolarización, las políticas educativas, los currículos, la enseñanza y el aprendizaje han constituido la práctica cotidiana, fundamentalmente en el aula y en cómo un docente líder tiene poder en el aula para llevar adelante esa transformación.

En particular, esto es importante para aquellas comunidades e individuos que no han tenido y no tienen oportunidades de insertarse, escuelas que no tienen enciclopedias o libros, aulas inseguras, donde haya pobreza, marginación y alineación que son constantes dentro y fuera de ella. Estas personas tienden a perpetuar su propia miseria. Sin acceso a una educación docente, por tanto, es imprescindible que el líder educativo posea el entendimiento, el conocimiento, la visión, los hábitos de pensamiento y acción, la disposición de indagar, cuestionar y problematizar, la inclinación a tomar riesgos y a experimentar y evaluar consecuencias, las habilidades para crear espacios y prácticas que sean cuidadosas, dedicadas, respetables y respetuosas, confiables, estimulantes, preocupadas y que contribuyan a desarrollar comunidades de aprendizajes donde se avancen la democracia, la equidad, la diversidad y la justicia social.

La responsabilidad del maestro líder, es imaginar y construir nuevas posibilidades dentro y fuera de las instituciones existentes, y en organizaciones formales e informales. Esto significa entre otras cosas, la necesidad de colaborar, trabajar en equipo, esforzarse por el bien común por encima del beneficio personal.

Un maestro líder, demanda la creación de condiciones que aseguren una participación amplia, constante, prolongada y tomar decisiones cotidianas sobre qué enseñar, cómo enseñar y a quién enseñar para crecer y para aprender. Esto incluye respetar, escuchar, intercambiar y la posibilidad de que todos enuncien sus perspectivas eliminando lo más posible las diferencias que surgen por razones de edad, género, nivel educativo, cultura, etnia y habilidad.

Para Abuchaibe (2003) el maestro como líder de una comunidad es aquel sujeto que aboga por la transformación de escuelas y de clases, entre otras cosas, a través de la adopción de comunidades de aprendizaje en tres sentidos:

1. Asumir que el aprendizaje ocurre en comunidad, donde las ideas son exploradas, debatidas, construidas desde múltiples perspectivas.

2. Las comunidades locales y globales tienen que ser utilizadas como fuentes de aprendizaje. Esto se refiere al aprendizaje de los lugares donde se habita, usando sus recursos, organizaciones, medio ambiente, historia, cultura, lengua, tradiciones y las rutinas cotidianas. Ciertamente se tiende a aprender primero en los lugares inmediatos y las diversas comunidades a las que los estudiantes pertenecen, comunidades no sólo geográficamente, sino también de tono étnico, religioso, cultural, deportivo, recreativo, profesional, físicas o virtuales hoy día, y luego a dimensiones más complejas a nivel nacional, global y universal.

3. Una comunidad de aprendizaje es también una oportunidad para aprender a vivir en comunidad. En ese orden de ideas, se plantea que los sectores populares siempre tienen metas de alguna reivindicación, por cuanto todo gira en torno a las carencias que acompañan la vida diaria, por las necesidades que son el resultado del abandono del estado, al no darle cumplimiento a las promesas ofrecidas al ciudadano común, sobre todo a los de menor ingreso económico, para que puedan mejorar su calidad de vida. (p.45)

Al respecto, Aguilar (1997), señala que “el maestro líder comunitario, está referido con actores y proyectos en el campo social, también la autogestión a partir del protagonismo acompañados por ejes de capacitación y asesoramiento que enseñan afectivamente a participar, a negociar y a construir consensos (p. 21).

Por esta razón, el maestro como líder emergente de su comunidad, asume un rol  protagónico en las reivindicaciones de una barriada o sector, a través de la integración y articulación de todos los miembros, logrando la formación de personas capaces de plantearse metas, objetivos, proyectos de dimensión histórica. Su actuación implica la sensibilización para el padecimiento ajeno, con un nivel de conciencia de alto valor, para formar y orientar nuevos líderes comunitarios que promuevan la participación, el cooperativismo y la solidaridad; estimando el sentido del propósito compartido que conlleve a la organización altamente funcional.

Stein (2008: 12) define a todo líder como “…un guía y un conductor de personas y grupos humanos que tiene la habilidad de señalar rumbos y creer en ellos con tal seguridad y convencimiento, que los seguidores abrazan y hacen propios  esos ideales y metas”

Asimismo, Stein (2008: 8) señala: “El líder debe poseer tres características fundamentales: visión inspiradora, comunicación trascendente y capacidad negociadora”,

En tal sentido, el Ministerio de Educación en el  Proyecto Educativo Nacional (PEN, 1999)  plantea:

La educación que queremos como proceso integral y permanente tiene un espacio de concreción: la escuela. Pero no como la institución escolar que conocemos, sino como la escuela comunitaria donde se materializa la prefiguración de la nueva sociedad en construcción. (p. 39)

 

 

LIDERAZGO DEL MAESTRO EN EL SIGLO XXI

Es por ello que la propuesta curricular debe contemplar la valorización de los aspectos éticos y culturales, dentro de un modelo educativo dirigido al desarrollo de una pedagogía participativa, que contribuya a fomentar la convivencia ciudadana. Es decir, se plantea una educación en función de un legado cultural, donde la comunidad por lo propio abre las puertas para el reconocimiento de nuestro acervo cultural e histórico, ofreciendo las bases desde donde se construye el futuro.

Por lo tanto, se requiere plantear una propuesta curricular con una visión humanista y holística de la persona, lo que implica retornar a una visión de hombre como totalidad. De allí, que todo proceso educativo, vista la función de la educación, como instrumento que procura un desarrollo humano más armonioso, debe estar orientado dentro de una visión humana, natural y universal para lograr el pleno desarrollo de la personalidad.

En ese orden de ideas, la interacción entre el docente y otros adultos significativos para el niño creará las condiciones necesarias a fin de lograr un desarrollo integral y armónico, requerido para la construcción de un conocimiento pertinente y global. Esto implica una relación e interdependencia entre todas las formas y contenidos de vida. Es decir, es una visión de la vida como totalidad como un conjunto de conjuntos articulados. Es así, como la forma tradicional de comprender el conocimiento como una relación que se establece entre un sujeto y un objeto, tiende a separar los dos términos de su definición. De acuerdo al énfasis propuesto, pareciera que el sujeto puede hacer o recrear la representación del objeto tal cual se presenta, independientemente del ámbito ecológico, social e histórico desde donde el sujeto crea el saber.

 El liderazgo es definido por Hall (2000: 5), como “…una forma especial de poder, puesto que involucra la habilidad, con base a las cualidades personales del líder, para obtener la subordinación voluntaria por parte de sus seguidores en una amplia gama de asuntos”.

El liderazgo en el proceso de enseñanza es descrito por Barreto (citado por Pérez, 2005:151) “… maestros que ayudan a buscar conocimientos sin imponerlos, que guían las mentes sin moldearlas, que facilitan una relación progresiva con la verdad y viven su tarea como una aventura humanizadora en colaboración con otros”.

El otro énfasis supone que el objeto se imprime en el sujeto independientemente del acervo que posibilita la comprensión del objeto.

Desde el enfoque constructivista se plantea que el verdadero aprendizaje

Humano es una construcción de cada individuo que logra modificar su estructura mental y alcanzar un mayor nivel de diversidad, complejidad e integración, es decir, es un aprendizaje que contribuye al desarrollo de la persona, donde el conocimiento parte de la necesidad de la acción del sujeto sobre su realidad circundante, en ese accionar interacciona su razón (esquema y conocimientos previos de ese sujeto) con lo real (objetos, artefactos e instituciones del ambiente).

Esa orientación se supone en la integración de los cuatro pilares fundamentales de la educación, señalados en el informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI (1997), cuyas características pueden describirse, como aprender a conocer, hacer, convivir y ser.

- El aprender a conocer: refiere que no existe “el conocimiento” como universal abstracto, separado y poseído por un sujeto, sino “mi conocimiento” encarnado en acciones que muestran su comprensión, adquirida a partir de la interacción con el objeto de estudio y otros sujetos.

- El aprender a hacer: para influir en el entorno, hacen falta técnicas y métodos, pero no existe el hacer como receta previa cuyo seguimiento garantiza la intencionalidad del hacer. De allí que el hacer y el error se relacionan. Las técnicas y métodos que resultan de esa interacción, entre el error y el hacer que lo soporta. Los intereses o motivaciones y necesidades del momento y del sujeto orientan el hacer, y preparan mejor para aceptar la frustración que produce el fracaso, efecto de un hacer mal orientado, y para vivir a plenitud la realización que produce el hacer acertado.

- El aprender a convivir: la necesidad de aprender a vivir juntos conociendo a los demás, su historia, sus tradiciones y su espiritualidad en la búsqueda de crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos, poder vivir en sociedad, es decir, con los otros, es un éxito de la comunicación.

- El aprender a ser: los tres pilares anteriormente mencionados muestran que el ser humano es la construcción de toda una vida. Aunque no se descarta que se es humano desde el nacimiento, el tiempo de crecimiento permite el recorrido vital apoyado en una serie interrumpida de trabajos y acciones permanentes que inciden en la configuración del sujeto como una integración del cuerpo y subjetividad.

En función de lo expuesto, y como lo señala el informe de la UNESCO (1997) la educación tiene que ser considerada como una experiencia social, en la que el niño va conociéndose, enriqueciendo sus relaciones con los demás, adquiriendo las bases de los conocimientos teóricos y prácticos, y la cual se establece desde el período de la infancia inicial, por lo que involucra no solo a instituciones formales sino también a las comunidades en las que el individuo se inserta.

Se debe destacar que el desarrollo social y emocional del niño requiere como eje primordial la interacción social. El término “social” puede incluir todo en cuanto a un intercambio entre un individuo y los demás miembros de su especie, tal intercambio debe favorecer adecuadamente al desarrollo de los procesos básicos de identidad de allí la necesidad de contar con un maestro que sea líder en su comunidad.

Fe y Alegría, (2007: 87), define a la promoción social como: “la acción colectiva que busca desarrollar las potencialidades de las personas y las comunidades para colaborar en la transformación de la sociedad, en la construcción de un mundo más justo participativo, sustentable y solidario”

Shibutani (citado por Delgado, 2002: 51), define al grupo de relaciones personales como: “…un conjunto de personas capaces de realizar una acción consistente y coordinada que esta consciente o inconscientemente dirigida por un líder comunitario hacia algún objetivo común, cuyo logro aporta cierta gratificación a todos los participantes”

 

Herrera (2004) expresa:

Existe un elemento común en las escuelas que mejoran su gestión y es la existencia de una identidad institucional sólida, compartida por todos los miembros de la comunidad escolar, expresada en un proyecto, implícito o explicito que les confiere una guía a desarrollar en las acciones escolares. (p.230)

 

El Estado venezolano, ha enunciado líneas estratégicas, que deberán orientar el referido liderazgo emergente, pero dentro de una concepción de las estructuras de poder socialista y gobiernos locales, que hoy están dirigidos por la Dirección Nacional de Comunidades Educativas del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (2003), el cual abren espacios de participación ciudadana, desde los acervos escolares y comunitarios, todo esto, está delineado en la realización escuela – comunidad, para lo cual el maestro deberá liderizar la organización local en las comisiones de economía, mantenimiento, cultura, deporte, infraestructura, administración, ambiente, formación ciudadana, familia y salud con una concepción socialista. Aspectos estos establecidos también en la Ley de Consejos Comunales (2006) en su Artículo 90 (pp. 5,6).

El maestro como líder de su comunidad, debe contar con competencias profesionales y ciudadanas, sustentado en una filosofía educativa que marca pautas en la construcción del proceso educativo, con el fin de formar un conocimiento y saberes de especificidad acompañados de una reflexión, de valores humanos, entre otros. Sobre este particular, Prieto (1978), citado por Ríos (2005), destacó al docente como la figura que tiene el sinónimo de desarrollo de comunidades descentralizadas, por su preparación o formación en el ejercicio de tareas sociales, al poner en práctica su rol de promotor e interventor social, expuesta en la Resolución 12 del Ministerio de Educación (1983).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Docente

Escrito por incar 10-05-2009 en General. Comentarios (5)

EL DOCENTE LDER EN EL TRABAJO COMUNITARIO PARA EL ACONDICIONAMIENTO DE LA PLANTA FISICA DE LA ESCUELA ESTADAL CONCENTRADA "EL PERONILO"

 

 

ETAPA 1

CONTEXTUALIZACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

 

Identificación de la Realidad

 

La reflexión acerca de la gestión de aspectos parciales de la vida escolar no es nueva, tampoco lo es el reconocimiento del deterioro creciente de los procesos y productos elaborados en el ámbito del sistema educativo. En los últimos años, sin embargo, se ha puesto el énfasis en el potencial de cambio que implica abordar a las instituciones escolares como un objeto total a ser gestionado, en el sentido de administrar o gobernar una variedad de procesos interrelacionados que acarrean todas aquellas profundas implicancias pedagógicas.

Al respecto, Las habituales desarticulaciones entre  lo pedagógico y lo administrativo, entre el aprendizaje que se produce en el aula y la vida cotidiana de la escuela o entre esta y “el afuera”, entre otras, son puestas en tela de juicio a la hora de detectar los factores causantes de la ineficacia de los procesos escolares. Pero la transformación de la educación no supone para nosotros hacer tabla rasa del pasado sino ir construyendo lo que “debe ser” la escuela a partir de lo que “es” creando espacios para el debate y la reflexión acerca de las prácticas, de sus características y regularidades, de sus posibilidades y limitaciones en relación con un proyecto transformador. A las instituciones educativas “las hacemos cotidianamente” a través  de muestras prácticas pedagógicas y desde los distintos lugares, roles y contexto en los que nos encontramos.

Asimismo, La escuela se encuentra inmersa en un tiempo y lugar determinados, los cuales no resultan indiferentes a la institución. Lo que sucede en la sociedad atraviesa sus muros y se instala en ella. Si desconocemos esta situación, es  posible que nos encontremos con problemas que no sabremos donde se originan. La escuela fija las vinculaciones con la comunidad en la que se encuentra enclavada tanto el tener una fuente presencia como desconocerla son mensajes que no pasaran sin consecuencia para las tareas que se desarrollen en ella y en la sociedad que las recibe a través de los niños.

Es por ello, que si la comunicación es una interrelación en la que intervienen la socialización, el diálogo, es corporal, lo gestual, en el cual se  generan vínculos, podemos creer que el mayor compromiso de los miembros de la institución educativa con la comunidad promoverá alguna respuesta – positiva – de la misma (cabe aclarar que aludimos a un compromiso real, y no sólo declamado). La comunidad dentro de la institución educativa constituye un factor clave en la vida de las escuelas.

Por lo tanto, El sistema educativo tiene por misión explícita o implícita preparar a cada uno para ese cometido social. En las complejas sociedades actuales, la participación en el proyecto común rebasa ampliamente el ámbito político en sentido estricto. En realidad, cada miembro de la colectividad debe asumir responsabilidad para con los demás de forma cotidiana, en sus actividades profesional, cultural, asociativa y de consumidor. Por consiguiente, hay que preparar a cada persona para la participación enseñándole sus derechos y deberes, pero también desarrollando sus competencias sociales y fomentando el trabajo en equipo en la escuela.

Sin embargo, de acuerdo con Cepeda (2004), el liderazgo educativo en la gran mayoría de las naciones de América Latina, no se está logrando en el área geográfica de la escuela, porque el maestro no interactúa con los grupos sociales urbanos, haciéndose más crítica en zonas rurales. El líder en forma general, ha sido conceptualizado desde distintas perspectivas, por lo que cuando se trata de conceptualizarlo, se ha incurrido en los riesgos de hacerlo en exceso o por efecto. Al respecto, se puede indicar, que es un fenómeno universal, con características humanas, tendentes a registrar experiencias en función de la acción de grupos, que se organizan, realizan actividades y tienen objetivos concretos.

 

En tal sentido, Jaime Grinherg expresa que:  “Es imprescindible que el líder educativo posea el entendimiento, el conocimiento la visión, los hábitos de pensamiento y acción, la disposición de indagar, cuestionar y problemisar, la inclinación a tomar riesgos y a experimentar y a evaluar consecuencias, las habilidades para crear espacios y practicas cuidadosas, dedicadas, respetables y respetuosas, confiables, estimulantes, preocupadas y que contribuyan a desarrollar comunidades de aprendizaje donde se avancen en la democracia la equidad la diversidad y la justicia social”. Si bien el desarrollo de Grinberg deja clara la idea que focaliza el rol del docente como un  líder en todas sus dimensiones.

De igual forma, esto se debe a que entiende al líder educativo como una persona que posee la actitud y las habilidades para cuestionar las ordenes existentes de modo de cambiar y transformar las formas habituales de la escolarización en otras personas, la concepción de líder está intrínsecamente ligada a la búsqueda de la innovación y el cambio a través del cuestionamiento constante de las prácticas cotidianas.

Como señala el autor, un líder no busca ser más eficiente haciendo más de lo mismo, sino que imagina y construye nuevas posibilidades, tanto dentro como fuera instituciones existentes. También es condición de líder ser un visionario y a la vez una pragmatista que planifica sus acciones en pos de alcanzar metas sometidas a continuar evaluaciones. Se habla de liderazgo directivo cuando su enfoque esta centrado en la innovación y el cambio, en construir organizaciones con capacidad de aprender, y en lograr que el resto de los colaboradores  se sumen a la búsqueda del logro de los propósitos institucionales.

En cualquier  actividad, se  busca facilitar a  quien quiera  aprender, el acceso a los recursos disponibles y  a  la  oportunidad de encontrarse con quienes ansíen aprender de ellos, al respecto Mora (1997) indica: “En verdad la educación para la comunidad implica y requiere ante nada la educación para la persona, no es posible formar a un hombre sino en el seno de una vida de comunidad donde ya comienza a despertar la inteligencia cívica y las virtudes sociales” (p.63). Lo expresado por este autor ratifica la importancia de un proceso educativo basado en el individuo como centro del quehacer comunitario, propulsor de un ambiente de sana convivencia.

Conviene destacar, que la vinculación de la comunidad en el proceso de enseñanza y aprendizaje o en su defecto, la proyección de la escuela en el ámbito comunitario, ha sido tema de gran preocupación para muchos autores entre quienes destacan: Soto (1996), quien realizó un estudio titulado “Integración Escuela Comunidad Loma de los Maitines” en el edo. Mérida  apoyado en una investigación  participante con base en estrategias de observación y entrevistas participativas operacionalizados a través de un cuestionario con docentes, alumnos, padres, representantes y miembros de la comunidad U. E. Los Maitines permitiendo sugerir alternativas teóricas, prácticas conducentes al desarrollo de lineamientos a través de un diagnóstico previo, con el fin instaurar instrumentos de trabajo para facilitar el conocimiento, jerarquización, cooperación, conjugación de esfuerzo y recursos para propiciar el proceso de investigación, enfrentado eficientemente su problemática por medio de un diseño gerencial estratégico.

Tambien, Colmenares (2001), realizó un estudio investigativo referido a los “Espacios Educación para la participación de la familia, escuela, comunidad” con el fin de diseñar una propuesta para la participación activa de toda la comunidad educativa dentro de la escuela U.E. Rosales sector 1 de Pueblo Nuevo, Municipio San Cristóbal del Estado Táchira. Utilizando como instrumento un cuestionario que se aplicó al personal de la institución y una pequeña muestra de representantes dando como resultado que existe una mínima participación de la familia – escuela – comunidad en todos los cuentos de la institución. La propuesta se encuentra centrada en talleres con objetivos, estrategias, recursos y tiempo de cada actividad, con el ánimo de unir esfuerzos en beneficio de la atención integral del educando.

Asimismo, Martínez (2001) en su investigación titulada “Propuesta” Plan Comunitario de desarrollo social para el Municipio Córdoba”, del Estado Táchira, establece las acciones a emprender por las autoridades  competentes en el orden social, en áreas como: educación, vivienda, salud, servicios públicos, seguridad y orden  público, con énfasis en las políticas de participación comunitaria para garantizar la efectividad en la conducción de programas sociales.

En concordancia con los planteamientos realizados en torno a  el docente líder y el trabajo comunitario, cabe hacer mención a la situación que se presenta en la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo” ubicada en la Aldea El Peronilo, municipio Ayacucho del estado Táchira, a una distancia de 8 Km. del perímetro de la ciudad, limitando por el NORTE; caserío el palmar y aldea Arenosa; por el SUR, Caserío Piedra Ancha y Aldea Quebradita; por el ESTE con la ciudad de San Juan de Colòn y por el OESTE con la Aldea Los Palmares. Con un matricula de 54 estudiantes; 33 niñas y 21 niños. Laborando el horario del medio turno (Mañana) los niños y niñas del subsistema primario, y el subsistema de educación Inicial labora horario bolivariano. Donde se requiere con urgencia la construcción de baños, cambio de tanque del agua aéreo, alumbrado,  alcantarillado, arreglo de techo de una R2, arreglo de paredes, pisos, pintura para toda la escuela.

Los motivos que ha originado esta situación son diversos: desarticulación escuela – familia, bajo nivel cultural de la mayoría de los representantes, poca comunicación de los padres y representantes con el docente, falta de interés de padres, representantes, y comunidad por los problemas internos del plantel, ausencia de practica de valores comunitarios y por tratarse de una zona rural, difícil acceso a la zona ya que no se cuenta con una carretera asfaltada, sino caminos reales y de piedra. Causas significativas que han ocasionado un deterioro y abandono completo  de la institución educativa.  

A tal fin, se presenta la investigación a través del proyecto Educativo Integral comunitario (PEIC) como una acción que permite trabajar integradamente para dar soluciones a todos los problemas dentro de una  situación educativa, en efecto, se inicia con  el diagnostico y la organización de todas las necesidades que posee la escuela estadal concentrada 13-501 “El Peronilo” y así dar comienzo entre los miembros activos de la comunidad – escuela para el desarrollo de la misma, generando así, un trabajo en beneficio de la escuela y su estructura como imagen educativa digna, agradable y de espacio de espacio de motivación para el aprendizaje.

En consecuencia, surgen las siguientes interrogantes de estudio: ¿Cómo son las condiciones físicas de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”? ; ¿Qué factores inciden en el mal estado de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”?; ¿Cuáles serian los pasos para lograr el acondicionamiento de la planta física de la escuela estadal concentrada 13-501?; ¿De que manera el docente puede promover la integración de la comunidad para el acondicionamiento de la planta física de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”?; ¿Es posible que el docente logre incorporar la familia y la comunidad para lograr el trabajo comunitario que se necesita en el acondicionamiento de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”?; ¿Cómo se orientan a los padres, representantes, comunidad, consejo comunal en la búsqueda de soluciones a los diferentes problemas que se presentan en la comunidad y la institución?

 

 

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

 

Objetivo General:

            Promover encuentros de discusión y orientación donde se generen estrategias en el marco de la corresponsabilidad y la cooperación, para lograr el acondicionamiento de la  planta física de la de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”, ubicada el la Aldea el peronilo, municipio ayacucho, estado Táchira.

 

Objetivos Específicos:

·        Diagnosticar las debilidades y fortalezas que presenta la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”.

·        Identificar  los factores que inciden en el mal estado de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”

·        Planificar encuentros de orientación e información que fomenten el interés y la motivación a participar en el acondicionamiento de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”

  • ·        Diseñar plan de acciones para buscar soluciones a problemas que se presentan en la de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”?
  • ·        Evaluar  las acciones propuestas centradas en el trabajo comunitario para el acondicionamiento de la planta física de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”

·        Sistematizar la experiencia de integración escuela – familia-comunidad en el desarrollo del trabajo comunitario para el acondicionamiento de la planta física de la Escuela Estadal Concentrada 13-501 “El Peronilo”.